Atención!

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Comparativa de servidores privados

Los servidores dedicados pueden ser utilizados para prestar tanto servicios de alojamiento compartido como de alojamiento dedicado, y pueden ser administrados por el cliente o por la empresa que los provee. El cuidado físico de la máquina y de la conectividad a Internet está generalmente a cargo de la empresa que provee el servidor. Un servidor dedicado se suele encontrar localizado en un centro de datos.

El servidor dedicado o privado es una maquina completa en el propio Proveedor de Servicios de Internet o ISP, es decir, un solo cliente dispone de todos los recursos de la máquina para los fines por los cuales haya contratado el servicio. Esto ofrece al cliente la principal ventaja de poder elegir libremente el sistema operativo y las aplicaciones que quiere instalar en sus servidores, mientras que sigue confiando a su proveedor de hospedaje todos los temas relativos a la operación y el mantenimiento físico de los equipos, como son un espacio apropiado y acondicionado, sistema de climatización y alimentación eléctrica redundantes, todos los trabajos de instalación, conexionado y puesta en marcha así como el mantenimiento continuo del hardware.

Volviendo a la analogía del “bloque de pisos” sería como si el cliente alquila el bloque de pisos entero, por lo que el cliente tiene todas las zonas para su uso y disfrute.

El servidor dedicado privado está orientado a proyectos que tengan datos sensibles, busquen seguridad para su información, que necesiten implementar aplicaciones de requerimientos específicos y que necesiten una gran cantidad de recursos.